LAPIS LAZULI

Aunque se extrae de las profundidades de la tierra, los impresionantes tonos azules del lapislázuli hablan románticamente del mar y el cielo. Conocida anteriormente como “oro azul”, esta piedra ha sido apreciada por su belleza, pigmento y poder por más de cinco mil años. Debido a su escasez, además de su orgullosa historia y su noble color, hace que la joya lapislázuli chilena sea un producto de alto valor para clientes de todo el mundo.

Para el coleccionista común, el lapislázuli ofrece un alto grado de belleza estética, pero para el aficionado dedicado, esta piedra cuenta una historia que se remonta a través de los siglos. Los arqueólogos han encontrado evidencia de la popularidad del lapislázuli entre los pueblos antiguos de Mesopotamia, Persia, y Grecia. En Roma se creía que esta piedra era un poderoso afrodisíaco. En Egipto y Babilonia se creía que el lapislázuli servía para curar la melancolía, y los sumos sacerdotes a menudo usaban esta piedra alrededor de su cuello con la imagen de la diosa de la verdad grabada en ella. Después que Alejandro Magno extendió su conquista a través del Medio Oriente, llevó innumerables sellos, escarabajos, y figuras forjadas en lapislázuli a Europa, donde se les llamó “ultramarinos”, lo que significa “más allá del mar”.

Por milenios, la humanidad ha prodigado elogios al poder de esta piedra, no solo por sus propiedades medicinales, sino también por su conexión a la pureza, salud mental, suerte, y nobleza. El lapislázuli está asociado con la confianza en sí mismo, la franqueza, y la tranquilidad interior, sin embargo aunque a menudo esta piedra se considera un modelo de amistad y verdad, también fue inmensamente vital para los artistas a través de la historia como el principal medio para producir pigmentación ultramarina. Molida hasta convertirse en polvo y mezclada con agentes vinculantes, esta piedra fue usada para crear las vívidas acuarelas y pinturas al óleo que usaron los antiguos maestros del Renacimiento.

La piedra misma es considerada semipreciosa y su color viene de una combinación de varios minerales. Mientras que la roca está compuesta de lazurita — de donde obtiene su simbólico color azul— la presencia de calcita es responsable por las vetas blancas y grises, y los destellos dorados son el resultado de la pirita.

Hoy en día, el lapislázuli es extraído principalmente en Chile y en Afganistán. Los depósitos dentro de los Andes chilenos son ampliamente apreciados por su colorido azul profundo, y con la alta producción de esta piedra desde el interior de la mina Flor de los Andes, ubicada cerca de 3.600 metros sobre el nivel del mar, Chile se ha convertido en la fuente de lapislázuli más respetada en el mundo occidental.